Loading...

La población de palomas suponen un problema sanitario

Ignacio Monserrat Máiquez | 26 febrero, 2020 | 1 Comentario

Se propone un enfoque para afrontar un problema que, sin hablar abiertamente de él, evitaría que algunos vecinos comiencen a actuar por su cuenta

La población de palomas en el eje Paseo de la Herradura – Avenida del Silo – Hospital tiene la dimensión poblacional de una plaga. Esta afirmación puede parecer subjetiva y motivada por las actuales molestias en los sistemas de saneamiento de agua pluvial de los edificios circundantes, pero las enfermedades respiratorias que transmiten, la insalubridad y el ser un foco y reservorio de otros gérmenes patógenos es conocida y contrastada.
El enfoque sensato de los gestores debe ser conocer o anticiparse a los futuros problemas. La Consejería de Agricultura y la de Medioambiente, tiene personal suficientemente especializado para analizar la situación y asesorar al consistorio si es necesario controlar o no la población.
De otro modo, los vecinos estarían legitimados para intentar poner cerco a un problema sanitario de fácil solución más allá de poner disuasores de posada o cercar las azoteas insolidaria e inútilmente.

¿Es muy disparatado que el consistorio encargue un análisis poblacional de palomas en el eje Paseo de la Herradura-Avda. del Silo- HJospital?

Comentarios ( 1 )

  • Ignacio Monserrat Máiquez

    Se considera que la densidad de palomas es superior a lo deseado, cuando hay más de 400 palomas por kilómetro cuadrado, aunque esta cifra puede variar en función de las características de cada ciudad y se aconseja ponderar con la densidad de población humana de cada lugar.
    Sólo en el tejado del teatro El silo y los edificios circundantes hay esta cantidad. Sin contar con el parque Marcos Redondo y otras zonas del pueblo.

    Las plagas de estas aves suponen un riesgo para la salud humana importante. Sus desechos pueden provocar más de 40 enfermedades y son portadoras de más de 50 ectoparásitos externos que pueden transmitir tanto a las personas como a los animales: garrapatas, piojos, ácaros, chinches, sarnilla, etc.
    Estas aves utilizan el propio nido para depositar sus excrementos, y se calcula que cada una de ellas puede producir unos catorce kilos de materia fecal al año. Esto hace que se abran grietas y huecos en las estructuras. El excremento de las palomas provoca un deterioro en edificios, monumentos, calles, parques y plazas.
    Debido a la acumulación de excrementos puede llegar a desarrollarse salmonella. La inhalación de excrementos secos o plumas puede provocar la psitacosis e infecciones fúngicas (enrojecimiento, exfoliación, ampollas, descamación de la piel, picor y otras reacciones).
    Otro sitio donde pueden llegar las enfermedades son las huertas de los vecinos, provocando que los alimentos queden infectados por clamidia, hongos y bacterias.

Dejar un comentario

Debe estar logueado para realizar un comentario.